Uncategorized

El tráfico detenido en la ciudad

8 Mar , 2016  

Camiones parados

Es imposible avanzar en este ciudad porque no importa hacia dónde te muevas, siempre está parado en tránsito. La Ciudad de México generó un nuevo reglamento de tránsito donde casi por respirar te puede multar un policía de tránsito. Yo no entiendo cómo esperaban que funcionara su reglamento.

Ayer estuve detrás de un camión repartidor de pan congelado durante dos horas debido a un atasco mortal ocasionado por camiones de volteo en Interlomas. Además de sacar un horrible antojo del pan que anunciaba el camión, lo único que me quedó fue un sinsabor por darme cuenta que la policía no buscaba solucionar el problema de tránsito, sino que sólo estaba ahí esperando que algún incauto diera una vuelta en sentido contrario o se aventurara a una calle para poder detenerlos y sacarles una jugosa cantidad de dinero.

La verdad es que con el nuevo reglamento de tránsito lo único que ha cambiado es que ahora para pagar tus multas ya lo puedes hacer en línea, así que si cualquier policía de tránsito te detiene ya puedes pagar cómodamente desde el asiento de tu casa.

Es tan molesto tener que salir a la calle, que preferiría usar una bicicleta, claro, si no hubieran ya intentado arrollarme dos o tres veces. ¡Es absurdo!

Ayer que estaba detrás de la camioneta de escrear.com me puse a pensar en lo absurdo que era estar ahí parado cuando fácilmente podía andar en moto, pero la verdad es que la cantidad de obstáculos que le ponen a los motociclistas como no andar en los carriles centrales de ninguna vialidad, jamás subirse a los puentes, además de todas las demás reglas locas y absurdas hacen que me pregunte, ¿qué es lo que están cuidando? Porque a los ciudadanos definitivamente no.

Esto es lo que yo digo, ningún vehículo está a salvo de viajar seguro en la Ciudad de México ni rápido. Ya hasta bajaron el límite de velocidad a 80 km/h, yo no sé quién va a esa velocidad, si es imposible para mi ir a más de 20 km/h en las calles saturadas de coches.

Uncategorized

Peligro en dos ruedas

3 Mar , 2016  

Policías son un riesgo

Hoy quiero denunciar a unos policías de tránsito que abusan de su poder como guardianes de la seguridad pública. Estoy muy enojado por la forma en la que te tratan, especialmente a las motocicletas eléctricas en el df, donde no se les puede poner ni un aromatizante para auto sin que un patruyero te esté deteniendo.

Para empezar, yo iba de camino al gimnasio en la noche con un grupo de , cuando de la nada, en un alto se me acercaron 5 policías de tránsito, todos gritando, sudados y alborotados como gorilas en brama. Me rodearon y me dijeron, “ya lo tenemos, ¡Ya lo tenemos!”, llamando por su radio a la central y haciéndole señales a la cámara de seguridad, lo que reafirmaba su apariencia a un gorila.

Supongo que lo hacen para intimidar gente, pero yo que no tenía nada que ocultar así que en el momento en que me pidieron mis documentos (licencia de manejo y tarjeta de circulación) yo los entregué sin miedo. Mientras ellos intentaban descifrar si mi moto coincidía con la del perfil descrito en el reporte que habían recibido.

Yo no me quedo con la duda y pregunté, “¿qué pasó?, ¿están buscando una moto forajida?”. Uno de los policías me miró y como que si no quisiera me respondió muy a regañadientes que sí. El asunto comenzó a virar un poco y a mi me comenzó a divertir ahora ya más que preocupar.

Los tránsitos seguían viendo mis placas y tratando de averiguar si coincidían con el motociclista que había quebrantado la ley. Para esto se voltearon a verme a ver si era yo un sujeto de tez morena oscura (que claramente no soy) y ya le dijeron al despachador del otro lado de la línea que no era el sujeto.

Yo todavía no estoy seguro si el sujeto sospechoso tendrá suficiente dinero para comprarse una moto eléctrica, pero a los oficiales sin duda que les llamó la atención mi pequeña, pues preguntaron “Sí está linda su moto, ¿Cuánta gasolina consume?”, yo les contesté que esta había salido de la agencia de motos y que era completamente eléctrica.

Al final me dejaron ir y se disculparon por tratarme mal. Por supuesto que ya para ese momento era muy tarde pues ya me habían insultado como treinta veces.

Yo no sé si ese es el método de enseñanza que tiene la Secretaría de Seguridad Federal, pero así es como te tratan todos los oficiales últimamente. Estos policías son un verdadero peligro.