Sin categoría

El día que empiezan a crecer

7 Dic , 2017  

¡Hola! ¿Cómo estás? Espero que mejor que bien, yo ando un poco agripada, por tanto cambio de clima. Ya saben, un día super frío -uno dos grados centígrados- y otro super caluroso, al menos ya no está lloviendo.

 

Como sea… ¡Empecemos!

 

Los vestidos para primera comunion es una de las primeras decisiones importantes que los niños pueden hacer. Para mí, es importante que los padres dejen a los niños elegir -claro, bajo su supervisión-, ya que es su fiesta y unión con el señor Jesucristo, nuestro Dios. Dejándolos elegir cómo quieren vestirse, se logra el efecto de que realmente es su fiesta, no la de los padres, tíos o padrinos.

 

Es por eso, que muchos padres les dejan elegir el vestido o el traje que usarán dentro de un catálogo preestablecido. Logrando, también que, por unos momentos, los niños sienten la libertad de elección, la independencia de sentirse como un adulto; ya que a sus ojos se les está dando una gran responsabilidad.

 

Recuerdo que el día que encontré mi vestido blanco con flores, me sentí muy feliz y como adulto; aparte fui yo quien buscó el peinado, unos rizos que me hicieron en la estética -bueno, solo definieron los chinos que ya tenía-. También le supliqué a mi mamá que me dejara llevar tacones, que tenían apenas un centímetro, pero no había niña más feliz porque podía usar zapatos como los de ella.

 

Inicio mi fiesta de primera comunión vestida, peinada y con una actitud de princesa de Disney, sintiéndome la más hermosa de todo el lugar, pero a mitad de la fiesta, ya me había olvidado de todo. Jugué con mis primos y parecía la vagabunda del lugar. Así que, me cambié rápidamente por unos cómodos pantalones de mezclilla, una playera de colores, para poder seguir brincando y corriendo, sin ninguna restricción.

 

Sinceramente les agradezco muchísimo a mis padres por dejarme decidir y llevarme a Boutique Bebela, una tienda que estaba especializada para niños y niñas, en donde encontré los más hermosos vestidos, coronitas, zapatos. Simplemente quedé encantada y quería llevarme todo. ¡Me sentí como princesa! Escogiendo entre los vestuarios más hermosos.

 

No te olvides de compartir y dar manita arriba; también déjame cualquier opinión o duda, en la caja de comentarios, que es está en la parte inferior de la página.

 

¡Hasta la próxima!

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]