Uncategorized

Peligro en dos ruedas

3 Mar , 2016  

Policías son un riesgo

Hoy quiero denunciar a unos policías de tránsito que abusan de su poder como guardianes de la seguridad pública. Estoy muy enojado por la forma en la que te tratan, especialmente a las motocicletas eléctricas en el df, donde no se les puede poner ni un aromatizante para auto sin que un patruyero te esté deteniendo.

Para empezar, yo iba de camino al gimnasio en la noche con un grupo de , cuando de la nada, en un alto se me acercaron 5 policías de tránsito, todos gritando, sudados y alborotados como gorilas en brama. Me rodearon y me dijeron, “ya lo tenemos, ¡Ya lo tenemos!”, llamando por su radio a la central y haciéndole señales a la cámara de seguridad, lo que reafirmaba su apariencia a un gorila.

Supongo que lo hacen para intimidar gente, pero yo que no tenía nada que ocultar así que en el momento en que me pidieron mis documentos (licencia de manejo y tarjeta de circulación) yo los entregué sin miedo. Mientras ellos intentaban descifrar si mi moto coincidía con la del perfil descrito en el reporte que habían recibido.

Yo no me quedo con la duda y pregunté, “¿qué pasó?, ¿están buscando una moto forajida?”. Uno de los policías me miró y como que si no quisiera me respondió muy a regañadientes que sí. El asunto comenzó a virar un poco y a mi me comenzó a divertir ahora ya más que preocupar.

Los tránsitos seguían viendo mis placas y tratando de averiguar si coincidían con el motociclista que había quebrantado la ley. Para esto se voltearon a verme a ver si era yo un sujeto de tez morena oscura (que claramente no soy) y ya le dijeron al despachador del otro lado de la línea que no era el sujeto.

Yo todavía no estoy seguro si el sujeto sospechoso tendrá suficiente dinero para comprarse una moto eléctrica, pero a los oficiales sin duda que les llamó la atención mi pequeña, pues preguntaron “Sí está linda su moto, ¿Cuánta gasolina consume?”, yo les contesté que esta había salido de la agencia de motos y que era completamente eléctrica.

Al final me dejaron ir y se disculparon por tratarme mal. Por supuesto que ya para ese momento era muy tarde pues ya me habían insultado como treinta veces.

Yo no sé si ese es el método de enseñanza que tiene la Secretaría de Seguridad Federal, pero así es como te tratan todos los oficiales últimamente. Estos policías son un verdadero peligro.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]