mariachi-animado

Sin categoría

¿Por qué hacer una fiesta infantil?

10 Oct , 2017  

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Hola a todos los que están visitando mi blog. A los viejos acompañantes que han seguido mi trayectoria, y a los nuevos que apenas están conociéndome. Les aseguro que no se sentirán defraudados, y cada recomendación que aquí se hace sirve para algo o para alguien. ¡Así que comencemos!

Los salones de fiestas infantiles son el primer gran momento que nuestros niños tienen. Es en esos momentos que entienden la importancia de cumplir un año, de los cumpleaños en general, saben que están rodeados de muchas personas que los procuran, que hay una enorme pila de regalos esperándolos. Dependiendo de la edad comprenden el verdadero significado de los elementos, no obstante, siempre queda de manera inconsciente impregnado en ellos.

¿Qué quiero decir con esto?, en la actualidad poco recordamos de nuestros primeros años, a pesar de que son éstos los que se vuelven los cimientos de nuestra personalidad, y de los caminos que en el futuro tomamos. No recordamos el primer beso que nuestras madres dieron en nuestras mejillas, ni el primer chiste que nos causó gracia, o ni siquiera sabemos cómo sabemos lo más elemental, cuándo comimos la primera comida típica, quién fue la primera persona con la que jugamos, etc.

No obstante, tenemos algunos fragmentos, y muchas sensaciones. A pesar de no saber cómo, recordamos cómo nos sentimos, seguros, queridos, felices. Este fenómeno sucede hasta de grandes, no recordamos qué nos molestó de una persona, pero sí cómo nos hizo sentir. Es increíble cómo funciona el cerebro humano, pero es algo que jamás va a cambiar. Por ejemplo, mi primera fiesta infantil fue en Come Play, veo mi cara en las fotografías, y tengo un torbellino de sensaciones al intentar rememorar el pasado.

Cierro los ojos y veo cómo me emocionó el traje que me puse que fue regalo de mi papá; no sé quién me peinó, pero si recuerdo que intenté dormir con tubos en la cabeza, pero la incomodidad y el entusiasmo no me dejaban conciliar el sueño; no recuerdo quién eran mis amigos, pero sé que estaban todos los que en ese momento necesitaba; también logro entrever en las grietas de otra época cómo hubo un show, y cómo me sentí la protagonista de todo. No es un panorama completo, ni nada por el estilo, pero al menos es un pensamiento que siempre me hace sonreír. Mi primera fiesta, mi primera piñata, mis carteles de Disney, la primera vez que me sentí querida por muchos.

Deja un comentario en la parte inferior de la página si te pareció interesante esta información y te responderé enseguida. Por favor, comparte con todos tus amigos en tus redes sociales si crees que a ellos les puede interesar o servir. Muchísimas gracias por leerme, y no olvides estar al pendiente de la información que estaré trayendo para ti. ¡Hasta la próxima!

Facebook Comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *