Uncategorized

Problemas en la autopista

29 Feb , 2016  

Pues hoy es un día en que debemos celebrar la buena voluntad de las personas, así como el trabajo duro y remunerado con un simple “Gracias”.

¿A qué me refiero?

Ayer salí de paseo a la playa, por lo que tomé la Carretera del Sol (Ciudad de México – Acapulco), que es la vía más rápida para llegar a la laya más cercana al D.F. Por supuesto que antes de salir mandé a revisar el coche con el que salí, lo afinaron, le cambiaron el aceite, revisaron los frenos, en fin, le hicieron todo lo que se le tiene que hacer a un vehículo.

Así que listos y con todos los preparativos previos hechos partí con un par de cuates a la carretera. De camino pasamos por un par de chelas para irnos preparando para el fin de semana que nos estaba esperando. Yo sé que no fue la mejor decisión que podíamos tomar, pero si quisiera que alguien me juzgara hubiera llamado a mi mamá.

Nuestra parada fue más larga de lo que planeamos al principio, tal vez demasiado, ya que cuando salimos del bar ya nos sentíamos un poco livianos de la cabeza y bastante animados. Para nuestra desgracia, cuando salimos parecía que no íbamos a tener problemas, sin embargo una vez que introduje la llave en el encendido y le di vuelta, no pasó nada.

Después de pensar un poco, me di cuenta que el problema era que no tenía marcha. Nuestras baterías lth nos habían quedado mal pues ya no tenían ni un ápice de carga. Tras investigar un poco, me di cuenta que las luces se habían quedado encendida durante más tiempo del que debían, por lo que ya no había posibilidad de echar a andar el coche.

Por supuesto que yo sabía qué hacer, me metí al bar de nuevo y busqué en la sección amarilla para saber había algún servicio cercano que nos pudiera ayudar con un acumulador nuevo. No tuve suerte, eran las tres de la mañana y nadie contestaba su teléfono. Afortunadamente tenían la edición del D.F. y me encontré un anuncio de baterías a domicilio.

Estas personas me contestaron el teléfono medio dormidos y aún así se desperazaron para preguntarme tantos detalles consideraron para encontrarnos a la mitad de la oscura carretera.

problemas en la autopista

Una hora pasó y de entre la oscuridad de la noche apareció un vehículo que avanzaba lentamente. De él descendió un sujeto con un acumulador completamente nuevo que después de ser instalado hizo que el coche funcionara de maravilla.

Fue nuestro salvador. La mejor parte es que no aceptó propina y traía una terminal de tarjetas de crédito. Creo que jamás había estado tan feliz de estar a un ser humano como esa noche. Este es el tipo de personas que merecen una mención especial.

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]
Facebook Comments