Curiosidades,Erotismo,Hombre,Tecnología

¿Quien esta detrás de Doll Samantha?

21 Ago , 2018  

Quizás todavía no se encuentre dentro del mercado, pero seguramente dentro de unos años solicitar estar con una doll sexual con inteligencia artificial será otro tipo de servicio erotico en mexico. Te preguntarás ¿De que esta hablando? Pues bien, permite que te contextualice.

Como bien sabes, el mercado de los juguetes para adultos se ha diversificado mucho y cada cierto tiempo se renueva para cubrir las necesidades del público y en los últimos años, tal parece que la tecnología ha estado muy presente en este proceso. Las muñecas sexuales son una prueba de ello, que han dejado atrás a la convencional muñeca de plástico que se podía ocupara para bromas y “otros” asuntos. Ahora, las muñecas son cada vez más realistas, su elaboración se hace a detalle y bajo especificaciones, todo esto para conseguir una experiencia diferente y mucho más placentera para el usuario.

Con esto en mente, Sergi Santos, un destacado experto en nanotecnología ha dado el salto más grande, desarrollando un prototipo de muñeca sexual con “inteligencia”, capaz de interactuar con su dueño y más aún, como reaccionar ante estímulos y “disfrutar” de la relación sexual, a tal punto que, según su creador. Es capaz de tener un “orgasmo” con las caricias adecuadas.

Te preguntarás ¿Cómo un hombre, que incluso tiene un doctorado a pensado en esto? Pues bien, el reside en Barcelona y desde hace unos años ha visto el aumento en las actividades de índole sexual en la ciudad, a tal grado que incluso se abrió un Burdel que solo tenía en su cartera sexual dolls. Entonces ¿Por qué no ir más allá?

El no es la primera persona que toca el tema de usar la robotica como una herramienta para satisfacer algunas áreas de la sexualidad y el comportamiento humano, pero quizás si el que más ha dado de que hablar por su creación. A partir de una muñeca hiperrealista que mando a traer directamente desde China, Santos se puso manos ha la obra.

Desarrolló un sistema que conectó con parte del cuerpo, como senos, vagina y otras áreas que, al recibir caricias, manda una señal al “cerebro”, el cual responde por medio de palabras y sonidos.

Su intención no es objetivizar a las mujeres ni ofender a las personas con un alto grado de sensibilidad. Lo único que él quiere, según sus propias palabras, es que el ser humano quite de su cabeza el tabú de la muñeca que solo es utilizada para la satisfacción sexual. El ve a Samantha ( el nombre de su creación) como un prototipo de asistente robot, capaz de ayudar a las personas y hacerle compañía, además de atender sus necesidades intimas.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]