Cultura,Sexo

Shibari: el amarre japonés

31 May , 2018  

Si piensas que lo más una experiencia de masajes eróticos DF son algo atrevido, déjame decirte que esto no es nada en comparación con otras practicas. El sexo no conoce de fronteras, solo de placeres y la gente alrededor del mundo lo sabe muy bien y han desarrollado particulares formas de experimentar de sensaciones muy placenteras.

Hace poco te hable sobre el Bondage, el arte de inmovilizar a la pareja. Si lo recuerdas bien, te mencione que existe una variación japonesa, denominada Shibari, que aunque en esencia tienen un mismo propósito, su origen y ejecución varían un poco. Pues mientras en algunos lugares te pueden tachar de pervertido por amarrar a tu pareja, en Japón puedes ser considerado todo un artista.

La historia de esta práctica se remonta a la época de los samuráis, un período conocido como Tokugawa. Durante el siglo XV el país tuvo una dictadura, conflictos armadas y un código muy estricto y ritualizado sobre la captura de enemigos con cuerdas.

Este código evolucionó hasta consolidarse como Hojojutsu o HObaku-Jitsu, una arte marcial que buscaba apresar, incomodar, deshonrar y torturar al enemigo por medio de las cuerdas y sin otro tipo de artefacto. Para el año 1600 las técnicas eran tan perfectas que cada familia samurái tenía la propia y con por medios de los amarres podían conocer la edad, profesión y clase social de los prisioneros.

Con la llegada de occidente a oriente, esta práctica se fue protegiendo y resguardando como si se tratará de uno de sus mayores secretos, hasta que en la década de los 50 comenzaron a presentarse perfomance de este tipo de actividades. Pero no debe confundirse con el Bondage, pues mientras este se dedica a ser parte de un juego de dominación con un componente sexual, el Shibari se caracteriza por ser una forma de arte donde el maestro crea toda una experiencia para su sumiso, por medio de las cuerdas, los nudos, el espacio donde se llevará a cabo la sección e incluso si esto sera un espectáculo o un evento privado.

Es un arte muy visual que tiene representantes conocidos a nivel internacional. Los cuales destacan no solo por el tipo de amarres que pueden llegar a hacer, sino por su técnica, la precisión y la complejidad del mismo. Muchas ataduras deben de tener en cuenta la presión, las formas que pueden soportar el cuerpo atado y la energía que debe de fluir de la persona inmovilizada.

El material que siempre se utiliza tiene que ser de fibras de algodón o algún componente natural, nada de juguetes sexuales o otro tipo de productos que puedes encontrar en Erotika. 

 

 

, ,

Hombre,Sexo

Bondage: El arte erótico de atar el cuerpo

29 May , 2018  

masajes para hombres

Los masajes para caballeros pueden ser una excelente manera de practicar sexo “vainilla”. Dulce, relajante, incluso puede decirse que convencional. Pero en el arte de la sexualidad no hay límites para buscar el placer y la gente lo sabe muy bien, por ello, existen muchas actividades eróticas, una de ellas y que se ha ido popularizando mucho es el Bondage.

Esta práctica consiste en inmovilizar el cuerpo de la pareja utilizando para ellos cuerdas de algodón, cintas, telas, cadenas, esposas, o cualquier elemento que pueda ser útil. En algunos casos puede combinarse otros accesorios para privar algunos sentidos, como mordazas o vendas para los ojos. Está actividad no solo es erótica, sin que tiene un alto grado de estética, pues busca atar sin dejar de lado realzar la belleza del cuerpo.

El bondage es un término que proviene del inglés y francés y tiene su equivalente en japonés, el Shibari, pero está práctica se limita mucho, usando más fibras naturales para privar del movimiento y dándole un alto grado de importancia a las técnicas y la estética con la que se ata a la persona en cuestión. Pero no debemos desviarnos del tema.

Te preguntarás ¿Por qué esta práctica resulta tan erótica y excitante? Pues eso se debe en parte a que el Bondage tiene la capacidad de liberar. La persona que será atada delega su responsabilidad a otra persona. A partir del momento que decide ser atado, su mente y cuerpo entran en un receso, liberándose de inhibiciones, prejuicios, miedos y buscando solamente disfrutar de las sensaciones que el cuerpo experimenta durante el cautiverio voluntario. Otro componente que lo hace tan excitante es el juego de dominación que ofrece la práctica.

Este arte despierta un enorme interés entre las personas. Es sumamente sensual, excitante, y se requiere un alto grado de confianza por el alto grado de vulnerabilidad al que se va a someter la persona que sea inmovilizada. A la excitación de estar abandonado a las sensaciones se le puede sumar la estimulación de las zonas erógenas por medio de las cuerdas o el roce que producen estás sobre la piel.

Esta práctica es calificada de disidente o alternativa al sexo convencional por que no es necesario que cada sesión cuente con una estimulación genital ni del coito. Aunque muchas personas gustan de sumar a la actividad juguetes sexuales como plugs o vibradores.

Es importante saber que para llevar a cabo este tipo de prácticas se debe tener conocimiento de nudos y al menos buscar talleres como los que ofrece Calabozo MX o lugares que puedan enseñar técnicas básicas, porque, ante todo, esta actividad tiene que ser sana, consensuada y segura.

, ,