Curiosidades,Hombre,Salud,Sexo

Un masaje que pocos hombres se atreven a probar

29 Ago , 2018  

Spa erotico df 

Así como las mujeres tienen un punto G, los hombres tienen su zona de placer denominada punto P, que puede estimularse a con las manos para despertar sensación y llegar a un orgasmo mucho más intenso y placentero que el que se obtiene a través de la eyaculación. Ya sea que lo lleves a la práctica con tu pareja o busques un servicio de profesionales en algún spa erotico df, lo cierto es que este al descubrir este punto, los hombres tendrás una conciencia muy diferente sobre el sexo.

¿Dónde se encuentra ubicado el Punto P? 

Bueno, quizás al principio no te guste, pero el punto P en realidad es la zona de la próstata, la cual se encuentra ubicada en la zona interna del cuerpo, entre la vejiga y el recto, y sólo se puede acceder a ella a través de una ligera penetración anal.

Aunque a muchos hombres la idea de que alguien introduzca algo “por ese orificio” de su cuerpo no les agrada mucho, lo cierto es que una masaje prostático es una muy buena forma de estimular la grándula y producir un grato placer sexual en el cuerpo, consiguiendo un orgasmo que conlleva una posterior eyaculación.

¿Qué beneficios tiene? 

Además de ser un gran generador de placer, este tipo de estimulación tiene otros beneficios, muchos de ellos incluso son médicos:

  • Permite que el hombre desarrolle una conciencia erótica más amplia
  • Ayuda a re interpretar el cuerpo y seguir explorando cada zona para encontrar más puntos de placer poco explotados
  • Es capaz de permitir que un hombre experimente la sensación del orgasmo múltiple
  • Permite que el hombre heterosexual entienda mejor como llega a sentir la mujer el orgasmo vaginal
  • Previene la inflamación de la próstata
  • Mejora su funcionamiento y reduce molestas que puedan causarse con la edad
  • Apoya a la generación de espermatozoides
  • Estimula la zona para aliviar problemas relacionados con la orina

¿Cómo llevarlo a cabo? 

Si quieres intentar algo con tu pareja, lo primero que deben hacer es platicarlo y ver si ambos están de acuerdo en tener la experiencia. Si ambos acceden, pueden seguir los siguientes consejos:

  • Vaciar y limpiar las áreas involucradas, es decir la vejiga y el recto. Has tus necesidades y realiza una limpieza adecuada para llevar a cabo un masaje.
  • Si tu pareja no quiere tener un contacto directo, pueden ayudarse de unos guantes y por higiene, te recomiendo que se recorte las uñas antes de poner en práctica las cosas. Para evitar sentirte incómodo, pueden ocupar un lubricante de base agua de Prudence, sin saborizante. claro.
  • Busca una posición cómoda, de fácil acceso para tu pareja en la que te puedas relajar y tener la zona pélvica sin tensión.
  • Al introducir un dedo, que tu pareja busque un pequeño bulto en la pared y comience a estimular con pequeños masajes.
Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]